Cortar el pelo a un gato: ¿sí o no?

Gato peludo

¿Te gustaría convertirte en un experto/a en peluquería y estética animal? Especialízate con el Máster en Estética Canina y Felina. Así podrás embellecer y mejorar la apariencia de las mascotas.

Cortar el pelo a un gato: ¿sí o no?

Teniendo en cuenta que el pelo de estos animales suele actuar como aislante térmico, lo más recomendable es no cortárselo. De esta forma, el vello de los gatos, como de muchos otros animales, ralentiza la absorción del calor gracias a las corrientes y bolsas de aire que se forman en su interior. Por este motivo, si cortamos demasiado el pelo de un gato, lo estamos desprotegiendo de agentes externos como la lluvia, el viento o los rayos solares, que le pueden causar quemaduras.

Esto no significa que no se pueda cortar el pelo a un gato, sino que debemos evitar hacerlo en exceso. También hay que tener en cuenta las razas de gato que existen y los tipos de pelaje de cada uno de ellos. En el caso que sea un felino con una larga cabellera, y que ello suponga problemas de enredos, sí que podemos cortárselo un poco.

¿Cuánto tarda en crecer el pelo de un gato?

Debido a diferentes factores, el tiempo que tarda en crecer el pelo cortado de los gatos puede variar bastante. De todos modos, la media está entre uno y dos meses para que vuelva a tener el pelo igual que antes de cortarlo. Una vez le cortamos el pelo a un gato, este puede crecer con una textura o, incluso, un color diferente. Si no le crece el pelo o le crece de forma desmesurada, lo más recomendable es consultar a un veterinario.

Cómo cortar el pelo a los gatos

Según el carácter del gato, esta situación puede conllevar un poco de drama, pero a veces resulta una tarea necesaria para que tengan un pelo más sano y ganen en comodidad. En el caso de que tu gato sea un recién nacido tienes la oportunidad perfecta para acostumbrarlo para toda la vida. Si no es así, vas a tener que ser lo más cuidadoso posible y armarte de bastante paciencia.

Para cortar el pelo a un gato es fundamental elegir un espacio amplio y con cierto tiempo para dedicárselo a la mascota. Los pasos a seguir serían los siguientes:

  • Primero, hay que bañarlo de forma relajante para que esté tranquilo en el momento crucial.
  • Una vez limpio, es el turno de peinarlo para quitarle todos los nudos que se han formado y el pelo muerto que contribuye a la formación de bolas de pelo en los mininos.
  • Luego, hay que empezar a cortar los mechones de pelos demasiado largos y donde tenga nudos superficiales.

Se pueden emplear distintos tamaños de tijeras según la zona que vayamos a cortar. Por ejemplo, la zona de las orejas es muy sensible para ellos. Asimismo, hay que evitar el uso de la maquinilla eléctrica porque puede ser muy peligroso.