Gatos Información guau Información miau Perros

Más que un acto de amor: ventajas de adoptar un perro o gato mayor

Hay perros y gatos que duran muchos años en los albergues esperando a ser adoptados por alguna familia, y vienen, no solamente con el peso de haber sido abandonados, sino con un gran prejuicio sobre su salud, incluso si es mentira. Hay otros casos igual de tristes, en los que son abandonados precisamente por su edad, y los convierte en los últimos en ser adoptados, a veces sin la posibilidad de pasar sus últimos años en una familia que les brinde cuidado y amor.

Adoptar un gato o perro de edad avanzada no solamente les dará a ellos un resto de vida tranquila y digna… lo que vas a recibir a cambio es invaluable, y aquí te contamos un poco más.

Lee también: Perros negros, de baja adopción por superstición y creencias populares.

¿Ventajas de adoptar a un gato o un perro adultos?

Lo primero es aprender a identificar a qué edad un perro y un gato son considerados “viejos”, y todo depende de su raza y su tamaño. En el caso de los perros, cuando las razas son pequeñas, el perro comenzará a ser considerado viejo cuando su edad oscile entre los 10 y los 15 años. Las razas medianas, entre los ocho y los 10 años; las razas grandes entre los seis y los siete años; y las razas gigantes, a partir de los cinco años.

A los gatos, en cambio, se les considera adultos entre los tres y los seis años, maduros entre los siete y los 10 años, senior entre los 11 y los 14 años, y ancianos, de 15 años en adelante.

Adoptar una mascota a cualquier edad es entender que, así como los seres humanos, el crecimiento y la madurez son procesos y etapas naturales de la vida y que, como compromiso de acompañarlos incondicionalmente, nuestra misión es hacer que nuestro mejor amigo atraviese todas esas etapas de la manera más tranquila posible.

Hay algunas ventajas en elegir un perro o un gato adultos para que haga parte de nuestra manada:

  • Sabiduría: Los perros y gatos mayores tienen ya un conocimiento que han sabido recoger y acumular durante toda su vida. Entienden señales básicas, son animales educados y han desarrollado aspectos que facilitan su adaptación.

 

  • Comportamiento y carácter: Es un aspecto que ya está definido en los perros y gatos mayores, por lo que no tendremos las mismas sorpresas que nos encontraríamos al adoptar a un cachorro. Habrá siempre una búsqueda por estar tranquilos, y seguramente, serán más calmados y menos juguetones que los gatos y perros de menor edad.

 

  • Intensidad en los paseos: En el caso de los perros, necesitarán paseos más cortos que los perros más jóvenes; aunque es posible que algunos de ellos necesiten salidas más frecuentes debido a su disposición a orinar, pero estas salidas siempre pueden adecuarse a las rutinas y corregirse con algunos entrenamientos.

 

  • Amor incondicional: El abandono, el maltrato y la falta de cuidados son factores comunes entre los perros y gatos de mayor edad que han tenido que estar durante gran parte de su vida en un albergue esperando por una familia.

Si un perro o un gato llegan a nuestra vida en una edad más avanzada, podemos agradecer que nos hayan elegido y procurar para ellos una calidad de vida durante los últimos años. ¿Te gusta tu vida tranquila y buscas agrandar tu manada? ¡Esta es tu señal para adoptar a un viejito!

También te puede interesar: El olfato en perros y gatos: Secretos, poderes y cuidados.