Banner Información guau Perros

Perros de apoyo emocional en el Metro: cómo viajar con tu mascota

Por Jose Fernando Serna Osorio

Son las 7:00 de la noche en la estación Ayurá del Metro de Medellín. Una hora en la que este sistema de transporte público puede convertirse en un hervidero o también ser un oasis apacible en medio del caos que tiene la ciudad. 

Al torniquete de ingreso llega Diana Padilla, una profesora de secundaria de Itagüí, con su perrita Cielo, una bulldog francés que fue rescatada del infierno de un criadero, donde era explotada y utilizada como negocio. 

Esta pareja, mascota y cuidadora, es un binomio indisoluble desde julio de 2023 cuando se conocieron gracias a la fundación de rescate animal, Salvando Gordos. Esta noche para Diana y Cielo es particular, es diferente, es un momento determinante.

Lea más: Del corazón a la mente: Las mascotas como antiestrés natural

Cielo es protagonista de la historia, porque además de ser un animal de compañía que fue extraído de las garras de humanos insensibles, hoy es una mascota de apoyo emocional. Una especie de ángel guardián de Diana, que la acompaña dada su condición médicamente diagnosticada de depresión leve.

Todo podría ser una historia sin novedad. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el Metro de Medellín tiene protocolos para el viaje de animales en sus vagones, bajo restricciones de horario y en condiciones que garantizan la seguridad de los peludos y de los usuarios del sistema. 

“En un principio el personal del Metro me dijo que no podía viajar, pero complementó la respuesta, que lo podía hacer con la mascota, presentando el certificado de apoyo emocional y el carné de vacunación, de Cielo, al día. Yo cargo toda la documentación, de manera permanente, lo que facilitó el proceso”, comenta Diana, luego de esta experiencia.

Lea más: Dormir con perros y gatos: ¿Malo para tu salud?

Con toda la compañía que tuvo del Metro de Medellín, Diana exalta la disposición respetuosa de los funcionarios de la empresa, así como el proceso innovador y abierto para el cumplimiento de los protocolos, en el principal medio de transporte público de los medellinenses. 

Calidad de vida


Una mascota de apoyo emocional es aquella que acompaña y ayuda a una persona a superar alguna dificultad psicológica, fobia, estrés, depresión, entre otras, y que son certificadas por un médico especialista en la rama del saber, que le autoriza su compañía para temas laborales o personales.

“Hacemos un llamado a todos los usuarios que viajan con los animales de soporte emocional a cumplir con todas las medidas que tenemos definidas: la validación de los certificados, el uso de traíllas o arnés, y también para que salvaguarden la integridad de los demás viajeros, en otras situaciones que se nos presentan con estos animales”, precisa Jaime Andrés Ortiz, gerente Social y de servicio al cliente del Metro de Medellín.

No obstante, para quienes deseen moverse con sus animales de compañía, sin esta certificación, el Metro de Medellín tiene definido un protocolo con algunas restricciones: viajar en un guacal máximo de 60 centímetros por cada lado, que la mascota sea pequeña y que se haga dentro de los horarios establecidos (Lunes a viernes de 9:00 a. m. a 3:00 p. m. Sábado, domingo y festivos de 9:00 a. m. a 12:00 m.).

También te puede interesar: La resistencia de Dante

“Veo en el Metro un sistema incluyente y pet friendly, que se adapta a las necesidades de la sociedad. El Metro no se queda atrás, evoluciona y se pone a la vanguardia con las necesidades de los usuarios y su sentido humanitario”, agrega Diana. 

Desde su punto de vista como educadora, la profe Diana, quien es reconocida en las redes sociales por su trabajo pedagógico como influencer con tutoriales de informática educativa, llama la atención para concientizar y hacer buen uso de estos espacios. También preparar y cuidar a los animales para estos lugares de alta concurrencia de público.

Cielo, por su parte, vive agradecida con esta oportunidad que le ha dado Diana de acompañarla en sus momentos de tinieblas, de viajar en el Metro y de sentirse querida. Por eso, este “paseo” en tren fue especial y respondió con tranquilidad y alegría a cada uno de los saludos que le dieron los pasajeros en esa noche de viaje férreo.