Perros Salud y bienestar

¿Cada cuánto desparasitar a un perro?

No importa la edad o la raza: ¡todos los perros son propensos a contraer parásitos! No siempre nos damos cuenta a tiempo, especialmente porque no todos son evidentes a simple vista; hay, eso sí, formas de prevenirlos y de garantizar que nuestro perro esté siempre tranquilo y saludable.

¿Cuáles son los tipos de parásitos que existen?

Hay parásitos internos y externos. Los perros que viven en zonas rurales son más propensos a contraer parásitos externos, de los cuales las pulgas y las garrapatas son los más frecuentes. A la hora de hablar de parásitos internos, nos estamos refiriendo a lombrices o gusanos, y los síntomas que se manifiestan pueden variar dependiendo de su edad.

¿Cómo saber si mi perro tiene parásitos?

Hay diferentes síntomas para identificar si nuestros perros tienen parásitos internos o externos; algunos son más evidentes que otros, pero todos pueden conocerse si prestas atención.

Cuando un perro tiene parásitos externos, verás que comenzará a lamerse y a rascarse con mucha frecuencia, lo que hará que su piel se irrite; de igual manera, si lo notas más cansado de lo normal, es posible que haya contraído anemia a causa de las pulgas y las garrapatas que se alimentan de su sangre. En cualquier caso, especialmente en el último, es indispensable acudir al médico veterinario, quien iniciará un tratamiento de desparasitación de inmediato.

Los gusanos o las lombrices, a diferencia de los parásitos externos, no son igual de evidentes a los parásitos externos; sin embargo, síntomas como la pérdida de peso, los vómitos, la diarrea o la irritación anal, podrían alertarte de que algo no está del todo bien; y una forma de verlo a simple vista puede ser cuando esos pequeños blancos se notan en las heces del animal, especialmente si es cachorro.

Te puede interesar: Cómo alimentar a un perro cachorro

¿Cómo prevenir los parásitos en mi perro?

Aplicar una pastilla antiparásitos en perros es una de las formas más efectivas para mantener lejos a estos visitantes indeseados. Esta pastilla se aplica cuatro veces al año, y puede venir también como suministro oral o como inyección, y su funcionamiento es aparentemente sencillo: los componentes del antiparásitos son absorbidos por el sistema digestivo del perro, llegan al torrente sanguíneo y eliminan a los parásitos que se alimentan de su sangre.

Otros elementos, como pipetas, collares antiparasitarios y spray, funcionan de manera similar; la diferencia está en el contacto directo con la piel utilizando su grasa como ventaja, teniendo un alto efecto repelente y previniendo el acercamiento de estos animales… El mejor camino será siempre consultar al veterinario periódicamente para asegurarnos de que nuestro mejor amigo esté bien y para que, de paso, nos recomiende el elemento antiparásitos que sea más compatible con nuestro perro. 

Lee también: ¿La calidad del aire afecta a nuestras mascotas?