Gatos Salud y bienestar

Desparasitar un gato: Cómo y cuándo hacerlo

Incluir uno o más gatos en nuestra familia es entender que hay ciertas responsabilidades y cuidados que debemos tener con ellos para contribuir a que tengan una vida larga y saludable. Una de esas responsabilidades es la desparasitación, encargada de mantener alejados a esos enemigos, internos y externos, que hacen pasar tanta incomodidad a nuestros gatos: los parásitos.

Es indispensable que, como humanos responsables de nuestros gatos, sigamos al pie de la letra un plan de vacunación y desparasitación desde las primeras semanas, y que, con la compañía del médico veterinario, monitoreemos de manera constante el estado de nuestras mascotas.

Foto: Archivo EL COLOMBIANO

Dependiendo de su ubicación, hay dos tipos de parásitos que pueden contraer los gatos:

Parásitos externos

Se les conoce como ectoparásitos, y es fácil encontrarlos en las orejas, sobre el pelaje o en la piel de los gatos. El alimento preferido de este tipo de parásitos es la sangre de las mascotas, causándole al animal una gran incomodidad. Los ectoparásitos más conocidos son las pulgas, las garrapatas o los piojos, y, aunque hay peines especiales para arrancarlos del pelo del gato, lo ideal es prevenirlos para que no aparezcan.

Puedes identificar que tu gato tiene alguno de estos parásitos porque notarás su incomodidad, verás cómo se rasca de forma excesiva y como consecuencia su piel comenzará a irritarse.

Parásitos internos

Los parásitos internos, como su nombre lo indica, se encuentran al interior del cuerpo de los gatos, más exactamente en el intestino. Se manifiestan como protozoos o gusanos intestinales, y pueden llegar a causar heridas en el intestino. 

La tos, la fatiga, la diarrea y los vómitos son algunos de los síntomas que podemos identificar y que nos harán saber que nuestra mascota tiene parásitos internos.   

Lee también: Mitos sobre la esterilización en perros y gatos

La solución es simple: seguir un calendario de desparasitación

Eliminar los parásitos del pelaje o del sistema digestivo de nuestra mascota es posible gracias a la desparasitación, un proceso fundamental durante la vida de nuestros mejores amigos. No desparasitar a nuestro gato puede empeorar su salud y hacer que contagie a otros, sin importar si son animales o seres humanos; de ahí la importancia de tener claras las fechas.

La primera desparasitación de los gatos debe hacerse entre el mes y medio, y los cuatro meses de vida, repitiendo dosis a las seis semanas. Después a los tres meses, y por último, a los cuatro meses, la cual será la frecuencia definitiva a aplicar en adelante. Será el médico veterinario quien determine, a través de una consulta, el método y la dosis de la misma.

¿Cómo se desparasitan los gatos?

Sea porque el gato ya tiene parásitos o simplemente porque ha llegado la hora de desparasitarlo, hay varios formatos para hacerlo: en el caso de los parásitos internos, la forma más efectiva es haciendo uso de pastillas para desparasitar, pipetas o comprimidos, administrados de manera oral. Si los parásitos son externos, hay collares, champús especiales, espray o pipetas. Estas últimas se esparcen sobre su lomo para evitar que el gato las lama cuando se acicale.

La clave, como siempre, será la paciencia, y en el caso de tener varios gatos en casa y haber aplicado la pipeta externa sobre el lomo, separarlos durante una hora o más, evitando así que se laman entre ellos, pues puede ocasionarles vómito.

¿Cuándo fue la última vez que desparasitaste a tu gato? ¡Que no se te pase la próxima fecha!

También te puede interesar: ¿Piensas adoptar? ¡Mejor dos gatos que uno!