Gatos Perros Salud y bienestar Salud y bienestar Slider banner

Estrés posvacacional en perros y gatos: ¿Cómo atenderlo?

Llegamos de Semana Santa, y el descanso, el paseo y el cambio de actividades dificulta un poco el regreso a la rutina. Las mascotas, al igual que nosotros, se adaptan a esos cambios de agenda, realizando distintas actividades con nosotros y viéndose forzados, en el regreso, a reanudar los días como eran antes del descanso.

En muchas ocasiones esa adaptación para perros y gatos viene acompañada de episodios de estrés, y como humanos responsables de la manda podemos hacer que la transición sea tranquila y cómoda para ellos.

¿Sabías que los perros y los gatos también pueden sufrir estrés posvacacional? En Supermanada te contamos cómo identificarlo, y en el caso de enfrentarlo, cómo acabar con él.

¿Es normal el estrés posvacacional en perros y gatos?

Para nuestras mascotas, aceptar la nueva rutina es un proceso que puede tardar varios días, pero que, en el camino, puede traer problemas de ansiedad y de depresión que deben tratarse de inmediato.

Las causas para estos síntomas de depresión pueden variar. Las principales, por mencionar algunas, son las siguientes:

  • Cambios en la rutina: Volver a programar la alarma, salir a la oficina y dejarlos solos otra vez, llevarlos a la guardería, retomar las costumbres que teníamos antes de la época de descanso pueden ser detonantes para el estrés posvacacional.

  • Disminución de estímulos: Al visitar lugares nuevos, el olfato es uno de los sentidos que más se activan a la par de sus ganas de explorar. Al regresar a un lugar completamente conocido para ellos hay una falta de estímulos que puede provocarles aburrimiento.

  • Separación: En el caso de quienes trabajamos de forma presencial, pasaremos tiempo separados de nuestras mascotas, y esta distancia puede provocar ansiedad. 

Lee también: La vida digna es posible para los animales de compañía con diabetes.

¿Cómo identificar el estrés posvacacional en las mascotas?

Cada animal es distinto; sin embargo, hay signos de alerta que nos permiten tomar acción con rapidez. La caída del pelo sin control, ladridos y maullidos excesivos, daños en el hogar por rebeldía, o realizar necesidades fuera de los lugares permitidos en casa, son algunas de las señales que podemos identificar. En este caso, una vez identificados los cambios de comportamiento, lo más recomendable es acudir al médico veterinario.

La doctora Laura Peña, del área veterinaria de Heel Colombia, recomienda mantener rutinas con nuestras mascotas, pues ayudarán a prevenir el estrés o la depresión. “Es importante tener paciencia al readaptar al perro o gato a los nuevos horarios y corregir las rutinas desarrolladas durante las vacaciones”, explica, y hace énfasis en la importancia de retomar una sana alimentación.

¿Qué hacer para prevenir el estrés posvacacional?

La educación positiva es fundamental en el proceso de adaptación cuando regresamos de un periodo de descanso. “El mayor premio que puedes ofrecerle a tu perro es tu compañía, practicar deporte juntos y reducir el tiempo que pasa solo en casa. Mostrarle cariño puede ser la solución para superar el bajón posvacacional, tanto para ti como para tu mascota”, explica la doctora Laura Peña, del área veterinaria de Heel Colombia.

Si después de algunas semanas el animal no recupera su vitalidad, la solución estará en manos del médico veterinario, quien durante la consulta sabrá qué medicamentos suministrar, casi todos de origen natural.

¿Qué es lo más difícil de regresar a la rutina? Retómala gradualmente y evita episodios de angustia dentro de tu manada.

Te puede interesar: Mascotas y humanos: Consejos para el regreso de vacaciones.