Banner Cuidado Gatos Perros Salud y bienestar Salud y bienestar Slider banner

¿La calidad del aire afecta a nuestras mascotas? 

Durante los últimos días en el Valle de Aburrá hemos despertado dentro de una nube, en el sentido menos romántico de la frase. La visibilidad es corta, la respiración se ha hecho un poco más compleja y el aire es notablemente nocivo, todo por cuenta de la contingencia ambiental, en la que se nos aconseja realizar menos actividades al aire libre, y que también puede llegar a afectar a nuestras mascotas.

Algunos incendios en la región nororiental de Colombia han influido en la calidad del aire que respiramos en Medellín y el resto de los municipios del Valle de Aburrá, lo que ha empeorado la situación por la alta presencia de material PM2.5 en el ambiente.

Lea más: Preocupa la calidad del aire en el Valle de Aburrá y Colegio Médico advierte riesgos de enfermedades respiratorias

La alta exposición a este particulado puede derivar en enfermedades respiratorias y, por lo mismo, entre las recomendaciones recibidas de la Organización Mundial de la Salud, OMS, y acogidas por el Colegio Médico de Antioquia, se sugiere hacer uso del tapabocas cuando salgamos de casa y evitar otras actividades al aire libre. No obstante, aunque en los humanos tenemos ya prevención en el manejo de estas contingencias, ¿qué podemos hacer por los animales de compañía?

“A los animales, al igual que a los seres humanos, les afecta la situación actual, pues también son seres vivos que, como nosotros, están expuestos a partículas contaminantes que se encuentran en el aire. El cuidado sobre ellas no es muy distinto al que debe tener una persona”, explicó Marcela Carmona, médica veterinaria de la Universidad de la Salle.

Te puede interesar: Golpe de calor en mascotas: ¿cómo aliviarlo?

Aunque la calidad del aire puede ser una situación ajena a nuestro control, sobre lo que sí hizo énfasis la profesional es en la posibilidad de llevar a cabo acciones preventivas, que disminuyan el riesgo de afectación sobre las mascotas. Entre otras, la médica veterinaria recomendó antes de una actividad externa verificar la información con el Área Metropolitana y el Sistema de Alerta Temprana del Valle de Aburrá, Siata, que monitorean de manera permanente las condiciones del aire que respiramos, y tener en cuenta los días de mayor contaminación para no exponer durante mucho tiempo a los animales a las emisiones, evitar hacer ejercicio al aire libre, acortar los paseos para disminuir los tiempos de exposición y elegir espacios en donde el tráfico vehicular sea bajo, pues son los que tienen menor carga contaminante. 

Pasar más tiempo en casa 

Evitar las salidas de casa no solamente disminuye el tiempo de exposición a un aire de baja calidad, sino, también, que nuestro mejor amigo pesque afecciones respiratorias como bronquitis, alergias o dificultad para respirar. Los perros no son los únicos propensos a enfermarse durante esta temporada; en los gatos, por ejemplo, aumenta el índice de asma felina.

“Hay que tener en cuenta que cada especie y cada raza tienen condiciones genéticas específicas, y por la misma razón, sus afectaciones pueden presentarse de manera distinta”, precisó la doctora Carmona, agregando que los animales braquicéfalos (condiciones particulares en su cráneo) son los más susceptibles, y en algunas razas, la contaminación del aire puede afectar su mucosa o sus ojos, causando conjuntivitis.  

Aunque el humo de los incendios forestales no es la única razón por la que la calidad del aire ha disminuido, ha sido un factor determinante, por lo que muchas empresas incentivan el trabajo remoto. Pasar más tiempo en casa, con nuestros amigos de cuatro patas, hace que debamos tomar otras precauciones incluso en el interior, garantizando así su buena salud.

“Las personas que fuman son quienes más afectan a sus mascotas: aquellos que lo hacen en espacios cerrados los exponen como fumadores pasivos”, aseguró la profesional médica, que instó a realizar estos hábitos en lugares abiertos y lejos de la compañía de perros o gatos.

Prevenir golpes de calor

Respecto a las altas temperaturas de la temporada seca, la veterinaria dijo que es posible prevenir la incomodidad de nuestros animales y los llamados golpes de calor. Para esto, recomendó anticipar una posible deshidratación de las mascotas, aumentando las fuentes de agua que se tengan en casa, incluyendo humidificadores, congelando algunos alimentos y haciendo juegos con hielo y frío, controlando el tamaño y la forma del mismo para evitar accidentes o ahogamiento.

Aunque siempre se había creído que los animales sienten más calor por causa de su pelaje, señaló que es un mito, y que, por lo mismo, no debemos afeitar a nuestras mascotas: ellos mismos encontrarán la manera de aliviar el calor recostándose en superficies frías, o buscando sombra y corrientes de aire. Lo que sí podemos hacer es darles baños cortos, aplicar pañitos de agua fría en sus patas, hocico y axilas, y estar atentos a cualquier signo clínico de alarma, como tos, irritación en los ojos, presencia de moco o cambio en su comportamiento, siendo la última bastante peligrosa.

“Cada uno conoce muy bien a su mascota; una consulta temprana al veterinario ayuda a tener un mejor pronóstico; lo mismo que tener al día el carné de vacunación y estar un paso adelante en la prevención”, concluyó la médica.

También te puede interesar: Cómo proteger a tus mascotas en un sismo.