Gatos Salud y bienestar

Enfermedades de los gatos, síntomas y tratamientos

Enfermedades de los gatos Supermanada

Las enfermedades de los gatos a menudo pasan desapercibidas debido a su naturaleza independiente y orgullosa. Se dice que los gatos son expertos en esconder sus síntomas, lo que puede complicar la detección temprana de problemas de salud. Su tendencia a ocultar el dolor o el “El malestar es un desafío para los dueños, que deben estar atentos a las señales sutiles para actuar antes de que sea demasiado tarde

El comportamiento de los gatitos cambia cuando no se sienten bien y es nuestra misión identificar esos cambios para actuar oportunamente y favorecer el diagnóstico. Esta identificación puede resultar una tarea difícil, pues la facilidad para esconder lo que sienten viene de atrás, de sus ancestros, cuando por instinto, en la vida salvaje, buscaban mostrarse fuertes, ya que la vulnerabilidad los convertía en presas fáciles.

Lee también: Desparasitar un gato: cuándo y cómo hacerlo.

¿Cuáles son las enfermedades de los gatos?

Te presentaremos alguna enfermedades comunes que pueden tener nuestros gatos para que puedas tener conciencia sobre estas y poderlas detectarlas

Hipertiroidismo felino

El exceso de producción de hormonas tiroideas es una alteración común entre gatos adultos y una forma de identificarla es a través de su alimentación, pues a pesar de que el gato tiene una ingesta aumentada de alimentos, comienza a perder peso gradualmente. Su incomodidad se hará notoria gracias a la hipertensión, a sus maullidos y a los cambios de su mirada, que funcionarán como alerta para comenzar un tratamiento oportuno.

Insuficiencia renal crónica

Es la enfermedad más común entre los gatos. Consiste en la alteración de las funciones del riñón. Una forma de identificarla es que el gato comience a tomar más agua de lo normal, que pierda el apetito o que deje de comer, lo que hace que, por defecto, adelgace y pierda peso. La forma más rápida de detectarlo es a través de varios exámenes de sangre, que de ser diagnosticado de manera temprana, evite una muerte prematura. 

Lamentablemente, la insuficiencia renal crónica es una enfermedad progresiva y no tiene cura. Sin embargo, en los afortunados casos en los que se logra salvar la vida del gatito, deberá cambiar su dieta, sus rutinas y comenzar a tomar una serie de medicamentos que traten las alteraciones de sus riñones, responsables de restar calidad de vida.

Virus de leucemia felina y virus de inmunodeficiencia felina

En el caso de la inmunodeficiencia felina, que equivale al VIH en seres humanos, se transmite, por lo general, a través de la mordedura y los arañazos. La leucemia felina, por su parte, es transmitida a través de la saliva, el contacto con la orina y las heces que contengan el virus y las mordeduras.

Ambas enfermedades hacen que el gato padezca de infecciones y aunque no existe un tratamiento curativo para estas dos infecciones, como humanos responsables podemos hacerlas más llevaderas con una buena alimentación, compañía y paciencia. 

Gatos

Diabetes

Los gatos de más de siete años con sobrepeso son los más propensos a sufrir de diabetes y, si son gatos sedentarios, las probabilidades de tener esta enfermedad son muchísimo más altas. La única forma de saber a ciencia cierta si un gato tiene diabetes es a través de un examen de sangre. Sin embargo, hay algunas señales que funcionan como indicios y son la ingesta excesiva de agua, aumento del apetito y aumento de la frecuencia en las visitas al arenero para orinar. Si el humano detecta esta enfermedad a tiempo con un veterinario, puede tener suerte y con el tratamiento correcto, alargar la vida del gato, pues es una enfermedad reversible.

Cáncer

Es mucho más probable que un gato de mayor edad padezca un cáncer, en comparación con los pacientes más jóvenes. Uno de los tumores más frecuentes en los felinos es el mamario y detectarlo a tiempo tiene grandes ventajas, al igual que los diagnósticos en los seres humanos. El tratamiento dependerá de la ubicación del tumor y aunque no hay una forma específica de prevenirlo, las consultas veterinarias frecuentes pueden detectarlo de manera temprana.

Entender las enfermedades de los gatos es crucial para cuidar de nuestros amigos felinos con el amor y la atención que merecen. A menudo, su instinto de ocultar el dolor nos desafía a ser más observadores y proactivos. Acompáñame en este viaje donde explicaremos cómo identificar signos tempranos de enfermedad y las mejores prácticas para asegurar que tu gato se mantenga saludable y feliz. Porque cada maullido cuenta, y juntos podemos hacer una gran diferencia en la vida de nuestros compañeros peludos.

Te puede interesar: Plan de vacunación de gatos: lo que debes saber.