Información guau Perros

Los perros negros son menos adoptados por falsas creencias

Cuando Morgan Freeman llegó a la vida de Juliana Quintero, tenía sarna, anemias y quemaduras. Por sus graves lesiones en la piel, ni siquiera tenía pelo. “La iba a tener como hogar de paso porque llegó muy mal; a la persona que la rescató le dijeron que no iba a sobrevivir”, cuenta esta docente de idiomas sobre la perrita negra que la acompaña desde hace cuatro años, y que se llama así “porque ella es Dios”, dice entre risas. “Mentiras, antes de adoptarla ya había pensado que mi próximo perrito, macho o hembra, tendría ese nombre”.

Morgan Freeman, la perrita negra criolla de Juliana, terminó ganándose su corazón, y, de paso, un puesto en la manada, que no es nada pequeña y en donde también está Manuel Argemiro, alias Momo, que llegó después y a quien bautizó así porque “tiene cara de señor, como de personero de colegio”.

Morgan recuperándose. Foto: Juliana Quintero

Cuando Juliana habla de sus “niches”, como les dice de cariño, cuenta lo bien que se llevan entre ellos y con los gatos de la manada. “Creo que la razón por la que los adopté fue precisamente por esa, porque son negros; y sé que la gente es rayada por alguna razón y no los adopta. Para mí un perro negro es un perro fuerte, y de alguna manera, relegado por los demás. Me encanta eso, que sean diferentes”, dice Juliana, y cuenta que, lejos de ser malos perros, ambos son cariñosos, tiernos y bastante inteligentes.

Lee también: Así vive Tinta hoy, la perrita periodista de EL COLOMBIANO.

Que existan prejuicios hacia los perros negros no es un asunto menor, y la mayor evidencia se encuentra en los refugios, que ven cómo las familias adoptan a otros perros y dejan a los negros en el último lugar. Como humanos de nuestra manada debemos tener presente que cada perro es un individuo y el color de su pelaje es el menos importante de los aspectos a considerar si tomamos la decisión de adoptar uno e incluirlo en nuestra familia. ¡Nada de eso cambia la cantidad de amor que vamos a recibir!

Juliana, Morgan y Manuel Argemiro tienen rutinas específicas que incluyen varios paseos al día, juegos y premios, y estamos seguros de que, aún sin decirte que son perros negros, te habría sonado a la agenda normal de cualquier manada, porque “el color del pelo no tiene nada que ver”, agrega Juliana. 

Morgan y Momo. Foto: Juliana Quintero

No importa cuál sea el color del perro que adoptes; con la paciencia y el entrenamiento adecuados, cualquiera de ellos puede adaptarse al estilo de vida de tu manada, convirtiéndose en tu mejor amigo, y, por supuesto, en un miembro más de tu familia.  

¿Racismo en las mascotas?

A la hora de adoptar un perro, cada manada tiene en cuenta diferentes aspectos que se adapten a su estilo de vida: el tamaño, la edad, la raza del perro y, por increíble que suene, el color, lo que hace que sean los perros negros los últimos en ser adoptados.

En esto consiste el síndrome del perro negro: en que los perros de este color, y especialmente si son de gran tamaño, son descartados con facilidad por las familias que se encuentran en la búsqueda de añadir un nuevo miembro. ¿Influye el color del perro en su comportamiento y carácter? Aquí te contamos. 

¿Por qué los perros negros son los que menos adoptan?

Las razones son diversas y van desde la superstición hasta mitos y creencias urbanas, que aseguran que los perros negros dan mala suerte o tienen, por naturaleza, un mal comportamiento. En el caso de refugios y fundaciones, por ejemplo, algunos dicen que tal vez el ojo los descarta sin querer por verse iguales; quieren siempre llevarse el perro que más destaque, el que se vea distinto.

“Esos índices de no adopción en gatos y perros negros en nuestro país son muy altos, y todo corresponde a temas místicos, a creencias y relatos populares que se crean entre la gente. Por ejemplo, en octubre, las fundaciones evitan entregar gatos negros en adopción por esos temas de superstición de algunas personas. Lo propio ocurre con los perros negros, sobre los que se ha sentado un tema de leyendas urbanas, sin sustento alguno”, explicó Valentina Zuluaga, integrante del colectivo @kuatro.colas, que trabaja en el rescate de mascotas.

Lee también: Minerva, la gata negra mágica.

Si hablamos de sus rasgos y características, a los perros negros se les notan menos los gestos, y, culturalmente, se les ha asociado por lo general a cosas negativas, siendo, además, mal representados en el cine, en los libros y hasta en los cuentos de tradición oral.

Derrumbando mitos

El color del pelaje del perro no define ni su comportamiento, ni su personalidad; esos dos aspectos pueden definirlos la genética y el entrenamiento que cada manada asigne para ellos. Si hablamos de la buena, o la mala suerte, ¡los animales están lejos de darla! Muchas manadas que han adoptado perros negros te dirán lo contrario; la llegada de un perro negro a sus familias ha traído alegría, diversión y muy buena compañía.

Lo que sí puede decirse de los perros negros es que, gracias a la melanina de su pelaje, son resistentes al sol y menos propensos a posibles dermatitis o problemas en la piel. Es la misma melanina la razón de su fuerza y resistencia, no solamente a las actividades al aire libre, sino a posibles virus y enfermedades del entorno.

Sus desventajas, de ser necesario mencionarlas, consistirían simplemente en la dificultad de visualizar posibles pulgas o garrapatas, pero, como en otros perros de cualquier color, terminarías encontrándolas de igual manera, pues su comportamiento te daría las señales oportunas para que sepas que ahí están.

¿Buscas adoptar un perro? ¡Que sea un perro negro!

También te puede interesar: Gato negro y martes 13: ¿mala suerte, o mito urbano?