Banner Gatos Información guau Información miau Perros Slider banner

Perros y gatos sin control, una amenaza latente para la fauna silvestre antioqueña

La palabra biodiversidad suena a montaña, campo y silencio. A los senderos que recorremos en familia cuando estamos de vacaciones o a los pájaros que avistamos con nuestros amigos tratando de no molestar. Suena a palabra lejana y en realidad está en todas partes. 

Hablar de biodiversidad es mencionar uno de los elementos más importantes de nuestro Valle de Aburrá; y aunque nuestras mascotas parecen tranquilas e inofensivas para ella, pueden ser, en algunos casos, una gran amenaza.

¿De qué está compuesta la biodiversidad de Medellín?

De acuerdo con los registros de la Alcaldía de Medellín, la ciudad cuenta con un acervo de 2.603 especies de plantas vasculares, 1.346 insectos, 445 aves, 76 mamíferos, 44 reptiles, 30 anfibios y 44 peces. Este gran número de animales representa la riqueza del país y demuestra que Medellín es una ciudad biodiversa, que aporta al ecosistema del departamento.

Los bosques, las fuentes de agua y el clima son el escenario perfecto para el crecimiento y desarrollo de estas especies. Los ecoparques, corredores verdes, jardines y cerros tutelares son lugares que se suman para ser el ecosistema ideal de muchos animales, al igual que otros espacios a los que es necesario prestar especial atención: las áreas protegidas y las reservas de Medellín, que no se encuentran tan lejos de la zona urbana.

La fauna silvestre, en general, se ve amenazada de diversas formas, y una de ellas es la presencia de perros y gatos asilvestrados que atacan especies de menor tamaño, tales como micromamíferos, pequeñas aves, reptiles y anfibios.  “Cuando los animales de compañía se dejan en ecosistemas estratégicos pueden cazar cualquier especie. En nuestro registro audiovisual tenemos evidencia de perros cazando cusumbos en áreas protegidas del distrito”, respondieron a un cuestionario profesionales de la Secretaría de Medio Ambiente de Medellín.

Fotos: Archivo EL COLOMBIANO

Biodiversidad de Medellín y el Valle de Aburrá en amenaza

Los perros y los gatos son nuestros mejores amigos. Se han ganado, sin esfuerzo, un lugar en nuestra manada y nos dan a cambio su amor y compañía incondicional. Su sola presencia, sin embargo, puede causar impactos negativos en algunos ambientes naturales, alterando ecosistemas y poniendo en riesgo a algunas especies silvestres que los habitan.

Tanto perros como gatos son predadores naturales. Su instinto los lleva a cazar, incluso si cuentan con una alimentación adecuada y completa en casa. Sus presas, tristemente, incluyen algunos especímenes de la fauna silvestre, entre los que se encuentran roedores, reptiles y otros animales pequeños. Aves como el cacique candela, el pollo de monte y el saltarín dorado, son algunas de las especies vulnerables, que comparten podio en esa triste lista; además, el tigrillo lanudo, el tití gris, y el oso de anteojos, según datos proporcionados por la Secretaría de Medio Ambiente de Medellín. 

Lee también: ¿Por qué tu gato no debería salir a la calle?

La recomendación general, entre muchas otras, consiste en que los gatos y los perros de compañía estén siempre esterilizados para evitar la proliferación en áreas naturales, además de estar caracterizados con microchip, pues entre los casos conocidos se encuentran algunos ataques a zarigüeyas y a animales nativos de la ciudad por parte de perros domésticos, lo que supone un descuido del humano responsable. 

“Una de las principales causas y afectaciones de las mascotas domésticas a la biodiversidad de Medellín es la tenencia irresponsable de las mismas. Las especies más afectadas por los gatos domésticos libres y sin supervisión podrían ser las aves, pequeños vertebrados como lagartijas y serpientes, o invertebrados como cucarrones”, dijo Santiago Giraldo, estudiante de último semestre de biología de la Universidad Eafit.

¿Cómo evitar esta amenaza natural?

Aunque la principal amenaza de la biodiversidad es la pérdida del hábitat ocasionada por la ganadería extensiva, la expansión de las ciudades, la tala indiscriminada y otra gran lista de factores, hay otros aspectos sobre los que no tenemos tanto control, como la existencia y proliferación de perros y gatos callejeros que han desarrollado sus características físicas, como la visión, el oído, el olfato y el tamaño corporal que les permite sobrevivir en ambientes más hostiles. Estas características, que funcionan como ventajas frente a la fauna nativa, contribuyen a la depredación y a la transmisión de enfermedades, matando aves y mamíferos y, en muchos casos, vulnerando su especie y poniéndola en peligro de extinción.

 “Los perros siempre deben ser llevados con traílla por su cuidador y no permitir que estén en condición de calle. A los cuidadores de gatos siempre se les recomienda realizar instalación de mallas y elementos de protección para evitar que salgan de sus hogares sin supervisión y realicen actividades de depredación de la fauna”, enumeró en el informe la Secretaría de Medio Ambiente de Medellín. 

Recomendaciones para el control

  • Esterilizar es una de las formas más efectivas de ejercer control sobre la alta reproducción de especies, y ayuda a regular las poblaciones. Cuando sea el momento, ¡esteriliza!
  • Evita que tu mejor amigo salga de casa sin tu supervisión.
  • Haz que las actividades y el ambiente dentro de casa tenga juguetes, gimnasios y alternativas de distracción que persuadan a tu mejor amigo a salir de casa.
  • En el caso de los perros, procura realizar con él varios paseos al día, que incluyan sitios autorizados, correa, collar y arnés, y, por supuesto, tu ojo atento y vigilante.

Todos los animales tienen una función dentro del ecosistema. Alterar el equilibrio de estas funciones es una consecuencia que puede evitarse. Que tu perro o gato salga solo de tu casa no solamente lo expone a extraviarse o ser víctima de maltrato; ¡es una amenaza para la fauna silvestre! 

También te puede interesar: Del corazón a la mente: las mascotas como antiestrés natural.