Entretenimiento Perros Slider banner

Tokio y Abril, dos perros “usados” que tuvieron una segunda oportunidad

Cuando Charlie Brown adoptó a Snoopy, Linus, quien lo acompañó en la aventura, le confesó haber encontrado en los registros que Snoopy había hecho parte de un hogar que lo había regresado. “Tienes un perro usado, Charlie Brown”, le dijo antes de irse. Él como respuesta abrazó a su nuevo mejor amigo y le dijo: “eres mi perrito ahora, Snoopy”. Estas palabras fueron su promesa de acompañarlo durante toda su vida.

De Abril y Tokio podríamos decir que, al igual que Snoopy, son perritos “usados”. O por lo menos Tokio, quien supo antes lo que era tener una familia y encontró en esta, su manada, un hogar definitivo. ¿Quieres conocer su historia? Te la contamos a continuación.

Abril y Tokio. Fotos: Andrea Herrera

Abril y Tokio llegaron a la familia de Andrea Herrera en momentos distintos en un mismo año. Para los dos, llegar a la manada supuso una segunda oportunidad de vida, dándole a la vez, motivos y esperanzas a sus nuevas mamás, quienes habían perdido en el pasado a sus dos amigos incondicionales.

Lee también: ¡De no creer! Un dobermann que resultó pinscher.

Antes de llamarse Tokio, su nombre era Bingo. Inquieto, y en medio de juegos, llegó a morder varias veces sin querer a su hermanita humana, de tres años de edad. Ella, sintiéndose en desventaja, comenzó a sentir miedo cuando lo veía, y fue así como llegó a esta, su familia definitiva, que cambió su nombre por uno más coqueto y acorde a su carácter.

Tokio. Foto: Andrea Herrera

Con algunos malestares en su estómago, una hernia y dos dedos adicionales en sus patas, Tokio fue sometido a cirugía para evitar complicaciones futuras. Hoy este perro rubio es un perro fuerte y feliz que defiende a sus mamás y corre a darles besos cuando las ve tristes, juega con sus pelotas de goma y disfruta como premio la carne que recibe, que, además, le encanta. 

Primavera en noviembre

Dos meses después de la llegada de Tokio apareció Abril, después de haber sido atropellada por un motociclista y llevada al Centro de Bienestar Animal La Perla, de Medellín. Su casa definitiva, con sus mamás y su hermano Tokio, la esperaban con los brazos abiertos, con la disposición de brindarle tratamiento a los problemas de salud con los que había llegado, y que incluían granos en su pancita, problemas de piel y algunas dolencias intestinales.

Abril. Foto: Andrea Herrera

Hoy Abril es una perrita sana y fuerte, que da vueltas canelas en la cama, ama los besitos, es capaz de mirar al otro a los ojos por horas y prefiere la compañía: pueden quitarle todos los juguetes del mundo, pero que no le quiten el amor de sus mamás, lo más valioso para ella.

Tokio y Abril. Foto: Andrea Herrera

¿Quieres que tu mejor amigo haga parte de nuestra Supermanada? Cuéntanos su historia escribiéndonos al correo [email protected], envíanos fotografías y videos suyos y cuéntanos qué lo hace tan especial.

Te puede interesar: Música para perros y gatos: la playlist ideal para tu mascota